Saltar al contenido

Pelo rizado: 10 trucos infalibles

junio 16, 2020

En la guerra de pelos, en la que se han enfrentado siempre el liso y el rizado, este último nunca había ganado ni la más mínima batalla. El pelo liso siempre había sido el favorito. A causa de esto, las planchas y secadores eran herramientas de guerra imprescindibles. Sí, y decimos guerra con todo el conocimiento de causa, o ¿acaso no era una auténtica lucha tener que convertir un cabello rizo en uno liso cada día después de la ducha? Pero esto acaba de cambiar. La esclavitud del pelo liso ha terminado. El pelo rizado se ha impuesto como pelo cool. Ahora el sufrimiento es otro: conseguir que ese cabello rizado luzca precioso. Y no es tarea fácil, pero con estos 10 trucos, lo tienes chupado. 

1. Desenredar

2. Corte

3. Anti frizz

4. Secado

5. Plancha

No utilizar nunca un cepillo para desenredar un pelo rizado, nos cargaremos el rizo. ¿Qué utilizamos entonces? Un peine de dientes anchos y siempre con el pelo aún mojado. 

Aunque es un tema muy personal, recomendamos un degradé en la parte delantera, dejando la trasera recta. Las capas bastante largas para darle un aire más natural. 

Los cabellos rizados tienden al encrespamiento. Utiliza productos anti frizz para mantener este problemilla a raya, y cuando te laves el pelo, asegúrate de que el último aclarado sea con agua fría. 
Cuando sequemos el cabello, siempre utilizaremos un difusor. De esta forma, marcaremos más el rizo. Si tenemos un rizo ya muy marcado, lo secaremos al aire. 
Cuidado con abusar de la plancha. Si planchamos mucho nuestro pelo, nos será difícil volver a encontrar nuestro rizo. ¿Por qué? Porque estamos estirando la proteína y eliminando los aceites naturales del cabello. 

6. Hidratación

7. Lavado

8. Adiós, toalla

9. No tocar

10. A dormir

Los cabellos rizados suelen ser más secos. Por ello, necesitan un extra de hidratación. Utiliza acondicionador, mascarillas y sérum.

 Acostúmbrate a leer las etiquetas de los champús que compras y evita los que llevan sulfatos y alcohol, resecan mucho el cabello. 

Para evitar el exceso de agua que se queda en tu cabello al salir de la ducha, olvídate de las toallas y recurre a una camiseta vieja de algodón. 
Si quieres que tus rizos no acaben perdiendo su forma, evita tocarte el pelo. Es una costumbre que tenemos que desterrar. 
Te vas a reír, pero una forma de proteger el rizo mientras duermes es utilizando gorros de seda o satén. 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros productos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que das tu consentimiento a nuestra  Política de Cookies.